mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

eider-rodriguez-escritora

“La piel de la vida”, por Mara Malibrán

“Vives donde vives porque tu precariedad económica no te permite vivir sola en ningún otro lugar”.  En el relato Paisajes, de Un corazón demasiado grande.

un-corazon-demasiado-grande

Mientras leía estos relatos, y me dejaba penetrar por la voz irónica, a veces indignada, ambigua siempre, que se desprende de ellos, no podía dejar de pensar en Alice Munro, quizás porque la escritora canadiense, al igual que la autora vasca que nos ocupa, incide en el localismo, ambienta sus historias en su tierra natal pero, sobre todo, por ese estilo peculiar de abordar la cotidianidad con una prosa penetrante, que pone el acento en las contradicciones que todos llevamos dentro.
Eider Rodríguez es autora de cuatro libros de cuentos escritos en euskera, y traducidos al castellano por ella misma, que han merecido galardones en Euskadi. Este libro es una presentación de esta interesantísima autora al gran público, recoge sus seis últimos relatos y una selección de los anteriores. Una edición que nos permite ir del presente al pasado y percibir su evolución literaria. Sin embargo, es más interesante comenzar con dos relatos feministas de sus inicios, Carne y Ojos de abeja, donde la escritora aborda, en el primero, el acoso sexual desde la perspectiva del acosador, con resultado sobrecogedor; en el segundo, la narración discurre con una protagonista que fatigada de su papel de emancipada, se confía “y decide dejar de lado el discurso feminista, total América es América, y qué demonios, el taxista es ya mayor”.
Rodríguez apunta directo al corazón de las contradicciones nuestras de cada día. La mujer independiente que vive en una sociedad patriarcal y por un momento duda, y la vida le da una lección, no se puede flaquear. ¿Moralismo? No. Retrato de mujeres en la frontera de sí mismas, de una clase media que se hunde, de un país en conflicto. En los últimos y estupendos relatos, los primeros del libro, se percibe un giro de tuerca hacia la madurez, la trama es más sutil, los personajes más complejos y ambiguos, una red que invita al lector a sacar sus propias conclusiones.

INTENSA. Aves del paraíso. Luisa Etxenike, Nocturna Ediciones.

aves-del-paraiso

“¿Qué mas comprende un niño cuando aprende a golpear con la bota, la rama, la piedra… a obtener con el golpe?
¿Qué dulzura desaparece en su interior?”.
Suscitar la reflexión en una novela corta en la que la intriga es el hilo conductor indica una destreza narrativa poderosa. Este relato, escrito con una prosa acerada y precisa, nos cuenta la historia de un hombre que voluntariamente se convierte en vagabundo, después de lo que parece un divorcio o acaso la pérdida de un hijo.
El lector acompañará absorto, y de un solo tirón, al misterioso personaje hasta llegar a un desenlace inesperado. Una historia redonda.

INTERESANTE. Los testamentos. Margaret Atwood, Salamandra.

los-testamentos-margaret-atwood

No hace falta haber leído El cuento de la criada para disfrutar de esta tremenda historia sobre el Estado totalitario de Gilead, donde las mujeres son basura,“vientres con piernas”. Aquí tres historias se entrecruzan. La de Nicole y la de Agnes, ambas hijas de Defred, la enemiga del Estado; la primera vive en Canadá y la segunda en Gilead, con unos padres adoptivos. La tercera narración pertenece a la sádica Tía Lydia. Atwood recrea a las dos hijas de Defred con complejidad, poniendo el acento en la evolución de la personalidad de ambas y no tanto en las perversiones del Estado fascista que pretende hacerlas silenciar. Una distopía tan real como la vida misma.

|

Comentarios