mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

Cremas efecto bótox

Ponle freno a tus arrugas… sin pinchazos

Puedes impedir su aparición o retardar al máximo su presencia; de ello se encarga la revolucionaria generación de tratamientos cosméticos dirigidos a limitar/reducir drásticamente las dermo-contracciones, responsables de la aparición de las arrugas de expresión.

Este segmento de tratamientos imitadores de los efectos de la toxina botulínica (Btx), que según el equipo del dermatólogo Pedro Jaén “es el tratamiento no quirúrgico más realizado en medicina estética”, han ido apareciendo en el mercado para ser aplicados de forma tópica y obtener resultados similares con el objetivo de relajar o paralizar los músculos y los nervios del rostro, con la intención de suavizar los pliegues y arrugas faciales. Lejos de ser un simple argumento de marketing, gracias a sus cifras de ventas que no dejan de crecer, lo que se interpreta como consumidoras satisfechas, este segmento ha demostrado que representa una interesante opción antienvejecimiento digna de considerar.

Agentes paralizantes
Precisamente, una de las sustancias más importantes de este tipo de cosméticos tiene nacionalidad española. Sintetizada en las instalaciones de la empresa Lipotec, ubicada en Gavà (Barcelona), el producto Argireline es el ingrediente básico de las marcas más prestigiosas. Este activo, patentado y registrado en todo el mundo, es fruto de una investigación en estrecha colaboración con el Centro de Biología Molecular y Celular de la Universidad Miguel Hernández de Alicante.

Argireline: un hexapéptido, es decir, una cadena de 6 aminoácidos unidos de forma sintética. Su eficacia antiarrugas es el resultado de una doble acción: por una parte, provoca una relajación muscular por un mecanismo similar al de la toxina botulínica; por otra parte, provoca la relajación de los fibroblastos y un efecto lifting.

Octamioxyl. Se trata de un péptido de mayor tamaño que también bloquearía el grupo N-terminal de la proteína SNAP-25 con mayor eficacia que el hexapéptido en el alisado de las arrugas de expresión.

Adenoxine. Es el complejo formado por dos activos, magnesio y adenosina, que ha demostrado in vitro e in vivo un efecto relajante de la contracción de los fibroblastos. Parece ser que cada activo actúa en un receptor diferente del fibroblasto: el oligoelemento Mg2+ actuaría sobre la pared externa e impide la entrada de los iones Ca2+ a través de la membrana del fibroblasto, mientras que el nucleósido adenosina actuaría sobre la pared interior de la célula11. La suma de ambas acciones lograría una mejor eficacia descontractante.

Myoxinol. La opción vegetal para borrar las arrugas de expresión se comercializa con el nombre de Myoxinol. Es un activo constituido por oligopéptidos obtenidos de proteínas de las semillas del okra (Hibiscus esculentus) de la familia de las malváceas.

Otro de los componentes más celebrados es el “veneno de abeja“, la melitina o apitoxina (uno de los principales componentes del veneno) es un potente antiinflamatorio que provoca también el aumento de la actividad sanguínea y ayuda a dilatar las arterias y capilares y limpiar los vasos sanguíneos de las eventuales impurezas. Cabe mencionar también que el veneno de abejas tiene otros efectos sobre nuestro organismo. Tal es así que es un fantástico analgésico contra el dolor muscular y de las articulaciones. Y otro celebrado veneno, el de serpiente, se vende como uno de los mejores y más eficaces métodos para combatir este signo de envejecimiento. Pero no sirve cualquier ofidio, es el de la víbora Wagleri Tropidolaemus, que sólo se encuentra en una zona de Indonesia, el único veneno cosmético paralizante con resultados probados. Los preparados se elaboran una vez sintetizado su veneno como crema, con el principio activo eliminando los efectos peligrosos, así que en realidad no se aplica realmente el veneno de esta víbora, sino sus elementos antiarrugas.

En resumen, esta alternativa al Btx es, lo primero, mucho más económica. En el mercado se pueden encontrar tratamientos desde los 25 € y el más caro puede rebasar los 100 €. Si se mide lo que cuesta una sesión de Btx que tendrá que ser repetida cada 3 o 4 meses para mantener sus beneficios, resulta altamente más barato. Además, es fácil de aplicar, por no mencionar el hecho de que no causa ningún tipo de dolor. Aunque no hay que esperar milagros porque jamás un tratamiento tópico de Btx va a realizar una transformación dramática. Aplicar el tratamiento regularmente es lo que conseguirá que termine haciendo su trabajo eficazmente.

Aquí te presentamos 10 tratamientos cosméticos con efecto bótox que abordan el tratamiento del envejecimiento cutáneo desde un nuevo enfoque: la eliminación de las líneas de expresión que van apareciendo por repetición de determinados gestos faciales.

|

Comentarios