mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

Mujer desmaquillandose el rostro

Limpiar sí, pero sin agredir

Para limpiarte el rostro no te vale lo primero que encuentres en el cuarto de baño. No sirve el jabón de manos para salir del apuro o restregarte con una esponja tipo estropajo para hacerte lo que tú crees que es una limpieza en profundidad. Todo lo contrario, tienes que encontrar ese sistema personal de higiene y desmaquillado que te deje la piel pulcra, suave y confortable y evitar así el arruinar el comportamiento del resto de los tratamientos que te vayas a aplicar posteriormente.

¿Cómo seleccionar la mejor para ti? Piel grasa, con tendencia a acné, piel seca o madura, con acné, piel normal, piel sensible… Lo principal es hacer un buen diagnóstico para no meter la pata y descubrir apesadumbrada que no te resultan eficaces los cosméticos de tratamientos que se aplican posteriormente.

La afirmación que comparten todos los especialistas de la piel, desde los dermatólogos a las esteticistas y maquilladores, es que el poder de la limpieza es absoluto, de manera que una higiene facial correcta soluciona o mejora cualquier imperfección. Granos, puntos negros, falta de luminosidad, manchas, arrugas… desde el momento que aprendas cómo hacerte la limpieza, acabarás con todos esos problemas; y si no los tuvieras, mejor, porque cumpliendo con los rituales cotidianos de saneamiento, los evitarás de por vida.

Limpiador ideal según el tipo de piel

Normal: si se trata de una piel joven sin problemas visibles de acné o rosácea, le vale casi todo. Para ellas el agua micelar puede ser una excelente opción. Aunque habría que combinarla con algún otro sistema de limpieza y desmaquillado más intenso para aplicar de vez en cuando.

desmaquillante con disco

En la piel normal se puede aplicar todo tipo de texturas, incluso le viene bien la rápida y eficaz agua micelar que retira la suciedad con discos de algodón.

 

Grasa: aplicar tratamientos que ayuden a equilibrar y eliminar el exceso de sebo, pero al mismo tiempo tienen que mantener la correcta hidratación de la piel. Los desmaquilladores que deben de usar son los que se combinan con agua: geles, espumas y jabones o “pains”. Las fórmulas cremosas y oleosas están prohibidas; sin embargo las toallitas desmaquilladoras son muy aconsejables para este tipo de piel grasienta, pero solo hay que usarlas de forma casual.

Desmaquillarse con agua

El agua es necesaria para aclarar los diferentes sistemas de desmaquillado en cutis grasos.

 

Mixta: es la que manifiesta sequedad o normalidad en todas las zonas, salvo en la denominada “T” (frente, nariz y barbilla). Es necesario utilizar texturas en gel o espuma o “mousses” porque ayudan a controlar el exceso seboso y no agreden ni irritan las partes normales del rostro.

espuma

 

Seca: la hidratación es clave en este tipo de piel, que bien puede ser también una piel castigada o madura. Conviene aplicar siempre texturas hidratantes, suaves y que aporten confort. La fórmula ideal se presenta en texturas enriquecidas que aporten extra de hidratación y nutrición a la piel, así se elegirán texturas en crema, leche o aceite, que se retiren con agua.

 

Cepillos & Toallitas

Estos dos sistemas tan diferentes entre sí, son tema de controversia. Aunque hay expertos a favor del uso de cepillos electrónicos para retirar el maquillaje, la suciedad y la grasa de los poros, todos aseguran que este tipo de herramienta debe utilizarse con moderación, sobre todo en pieles sensibles y reactivas. Pidiendo la opinión al respecto de Cristina Galmiche esteticista experta en tratamientos de higiene facial, explica “los cepillos faciales no deben utilizarse diariamente. Quizás un par de veces a la semana es suficiente. Y conviene tener cuidado al pasarlos por la piel que rodea a los ojos, que es muy fina y frágil”. Según Galmiche, si se frota con fuerza pueden llegar a dañarla y provocar la formación de arrugas. Como también es muy importante mantener las fibras del cepillo siempre limpias para que no aparezcan bacterias.

Visapur Philips

Los cepillos eléctricos para limpiar el rostro tienen que usarse con moderación, sobre todo el pieles frágiles. VisaPure Essential de Philips (129 €).

 

En cuanto a las toallitas, la versión de limpieza y desmaquillado más fácil y rápida, asegura “su uso habitual puede llegar a obstruir los poros y que surjan erupciones cutáneas”. También recomienda comprar marcas de calidad y evitar las que incluyan ingredientes que deshidraten la piel o perfume. “Hay que usarlas con mucha suavidad, nunca frotar el rostro para arrastrar la suciedad“, insiste Galmiche.

1

Las toallitas limpiadoras pueden ser muy útiles en momentos puntuales, como es un viaje o en el gimnasio, pero nunca una forma habitual de limpieza.

 

Para animarte a que nunca te vayas a la cama sin limpiarte el rostro, aunque no esté maquillado, aquí tienes uno por uno, los siete beneficios de limpiar el rostro adecuadamente todas las noches:

– Permite la oxigenación del cutis.

– Los tratamientos cosméticos ganan efectividad.

– Mejora y retrasa la aparición de arrugas.

– La piel es más luminosa.

– Disminuye el aspecto de cutis cansado.

– Elimina los puntos negros.

– Combate el acné.

– La piel luce mucho más tersa, suave y luminosa.

De modo que sácate pereza de encima e incluye la limpieza y desmaquillado diario a tu piel; sobre todo de noche, con alguno de estos 12 productos que te sugerimos aquí, seguro que encuentras los perfectos para tu piel.

 

 

 

 

 

 

 

|

Comentarios