mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

Chica brazos al aire

Cómo sentirte tan fresca (a 40º) como una lechuga

Que los cuerpos suden en verano es inevitable. Esto es así y no hay vuelta de hoja. Aunque no es igual sudar tumbada en la hamaca y poder refrescarte con un bañito, que estar en la ciudad y encontrarte dentro de un transporte público.

Como ya conoces, la transpiración es el mecanismo natural que desarrolla el organismo para mantener equilibrada la temperatura corporal, además de eliminar ciertas toxinas. Lo cual está muy bien, si no fuera porque en ocasiones el sudor se vuelve bastante desagradable si llega a humedecer la ropa y ¡lo peor! si comienza a emitir ese desagradable olorcillo.

Ambas son situaciones muy embarazosas que pueden llegar a avergonzar a cualquiera; así que para ayudarte a sobrellevarlo te damos cuatro consejos para combatir la consecuencia directa del calor ¡el olor corporal! y te mantengas siempre como si estuvieras en medio de la Naturaleza con el aire en el rostro, aunque estés en la ciudad y hierva el asfalto.

  • – 1. La ducha diaria

Lo primero que debes saber es que ese desagradable olor que produce el sudor, es debido a que éste ha permanecido tanto tiempo en el cuerpo, que han llegado a descomponerse las bacterias naturales de nuestro organismo. Y lo más indicado para combatir tanto el sudor como el olor corporal, es una buena ducha y un jabón suave, si optas por el baño, procura que éste no exceda de 10-15 minutos, pues de lo contrario, corres el riesgo de reblandecer demasiado la capa córnea de la piel. Es recomendable ir siempre bien depilada, pues así evitarás que la transpiración al entrar en contacto con el vello, se transforme en mal olor. Por supuesto, después de la ducha deberás ponerte ropa limpia, ya que la ropa puede oler a sudor, sobre todo en la sintética, así que te aconsejamos que utilices ropa amplia y ligera, en especial, tejidos de fibra natural.

collage ducha

Gel ducha Daily Recreation, de Juvena (20 €) Espuma de ducha Happy Buddha, de Rituals (8,50 €).

  • – 2. El desodorante

Tras la ducha, no olvides nunca el desodorante, pues su misión es precisamente la de eliminar los olores, además si lo usas a diario, tu nivel de protección irá aumentando paulatinamente. No olvides aplicarlo siempre sobre la piel limpia y seca, y nunca sobre las axilas recién depiladas, pues podrían irritarse. En el mercado puedes encontrar diversos formatos, escoge el más adecuado para ti:

  • Spray: es el más vendido, en buena parte por su comodidad de uso.
  • Stick: más usado por los deportistas, ya que la mayoría llevan incorporados agentes bactericidas.
  • Crema: más adecuado para pieles delicadas.
  • Roll-on: suele ser más penetrante y duradero.

Aunque si tienes un problema de sudoración intenso, lo mejor es que utilices los desodorantes de larga duración, o para prevenir el sudor, una buena solución es empolvarse después de la ducha. Además debes conocer la diferencia entre desodorante y antitransparante que ya te conté en otro post.

collage desodorante

Desodorante roll-on 50 ml Deopil Roll – On Jeanne, de Piaubert (25,75 €). Desodorante Spray Invisible Antitranspirante 48H Deo Pure, de Biotherm (23,40 €). Desodorante en crema, de Kiehl’s (16,50 €).

  • – 3. El perfume

Aunque no es indispensable desde el punto de vista higiénico, unas gotas de perfume en cuello, muñecas, codos, rodillas y tobillos, harán que te sientas más segura de ti misma, además de fresca y limpia por más tiempo, aunque su duración dependerá mucho de si utilizas, perfume o agua de colonia, estas últimas son más fresquitas, pero menos duraderas. Las fragancias florales frescas y cítricas y verdes son las favoritas para combatir el calor. (Aquí tienes 15 aguas perfumadas ligeras y frescas para este verano).

collage perfumes

Eau de Cologne Bergamota, de Angel Schlesser (36,40). Neroli Portofino, de Tom Ford (195 €)

  • – 4. Los pies

El olor de pies puede agravarse según el tipo de calzado que utilices. Así pues, lo primero que te recomiendo es evitar en la medida de lo posible todo calzado oclusivo o no transpirable, y utilizar sandalias o calzado hecho con materiales flexibles y transpirables, si utilizas calcetines, que estos sean de algodón. Respecto a la higiene, lo mejor es lavarlos a diario, sumergiéndolos unos minutos en agua templada con un puñado de bicarbonato, sales de baño mentoladas o unas gotas de eucaliptos y extractos de hierbas como menta, lavanda o manzanilla. Después del baño puedes usar un desodorante especial para pies, que además servirá para prevenir infecciones por hongos y bacterias. Si quieres cuidar tus pies más ahora en verano, no te pierdas este post.

collage pies

Poner todos los días los pies a remojo en agua templada con sales o hierbas mentoladas es muy recomendable. Sales de baño para pies, de Spa (14,80 €). También usar antitranspirante específico. Olorex (7,90 €).

Ten por seguro que siguiendo estos cuatro pasos a diario evitarás manchar la ropa con el sudor, no emitirás malos olores jamás y te sentirás limpia y fresca a todas horas.

Otros posts que también te pueden interesar:

|

Comentarios