mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

chica sauna

Sudores terapéuticos que te ponen más guapa

Si después de las vacaciones te encuentras hinchada como un globo, con algunos kilos de más y martirizada por una fatiga crónica, está claro, lo que necesitas es ¡sudar!. Sauna y vapor, en sus diferentes versiones, derrochan ese calor que incrementa la expulsión de toxinas de la piel mediante la transpiración y la diuresis intensiva. Ligereza, vigor y una piel luminosa serán las recompensas a tus sudores.
Saunas o baños de vapor ¿Qué elegir?. Ambos ejercen el mismo propósito, así que solo depende del gusto y las posibilidades.
Saunas: Proporcionan calor seco en una sala con paneles de madera a través una estufa eléctrica. En general, la estufa calienta unas piedras en la parte superior, que irradian calor en toda la habitación. En una sauna puede haber pequeñas cantidades de vapor acuoso si se vierte agua sobre las piedras calientes, sin embargo, el principio general de una sauna es proporcionar calor seco. La temperatura en un sauna normalmente oscila entre 90-100 grados con un bajo nivel de humedad (entre el 5-30%).

Sauna-Finlandese

En las saunas secas suele haber bancos a diferentes alturas, cuanto más arriba subas, más calor tendrás.

Vapor: Suministran el calor húmedo de un generador lleno de agua bombeando el vapor a un cuarto encerrado. Su temperatura oscila entre 60-70 grados centígrados con un nivel de humedad del 100%. Se caracterizan por tener una temperatura elevada (40-46° C) y un alto grado de humedad relativa (cercana al 100%), se toman durante 20 ó 30 minutos en recintos llenos de vapor proveniente del punto de emergencia, o producido por la pulverización sobre el suelo de una columna de agua termal.

baño vapor hamman turco

Los baños turcos, hammans, son una modalidad de baños de vapor que constan de un mínimo de tres salas en las que hay diferentes temperaturas ambientales, las cuales comunican con un salón central donde se ubica una fuente para poder hacer abluciones frías o calientes.

chicas sauna

Los momentos caloríficos de la sauna pueden aprovecharse para hacer reuniones de amigas muy gratificantes. Si se desea relajación, mejor sola.

Los beneficios del calor:
Debido al calor, aumenta la ventilación y la circulación sanguínea, estimulando así el sistema nervioso.
Se produce una relajación general del cuerpo, debido a una mejor distensión de los nervios.
Al oxigenar mejor los tejidos, ayudamos a retrasar el envejecimiento de la piel.
El vapor dilata los poros, lo que ayuda a eliminar toxinas e impurezas.
Al elevar la frecuencia cardiaca y la vaso dilatación, se estimula la circulación sanguínea.

Manual de uso

Antes de entrar en la sauna, hay que darse una ducha con agua caliente. Al terminar, nada mejor que una ducha con agua fría. Con la alcachofa de la ducha, hay que ir mojando el cuerpo, comenzando en los pies y hasta la cabeza, para así estimular la circulación de retorno. Luego, hay que reposar durante unos minutos, para luego ducharse de nuevo con agua templada.
El baño turco
El vapor que produce el baño turco, también conocido como hammam, consigue una dilatación de los poros y una transpiración que, además de eliminar toxinas e impurezas, estimula la circulación sanguínea. Al humedecer las vías respiratorias, también es expectorante, por lo que es muy recomendable si se tiene resfriado, tos, ronquera…
Por último, relaja el sistema nervioso, disminuye el estrés y ayuda a conciliar el sueño.
Manual de uso
Antes de entrar en el baño turco, conviene darse una ducha rápida y secarse bien para mejorar la transpiración de la piel. Ya en el interior, uno se pudo tumbar o sentarse durante 5 ó 10 minutos. Al salir, nada mejor que darse una ducha fresca.

baño vapor

Por lo general los acabados de los baños de vapor son en cerámica y el techo debe estar inclinado o en forma de bóveda para que la acumulación de vapor no gotee desde el techo.

Cómo tomar una sauna
Pero no todo son virtudes porque precisamente las sesiones de vapor están contraindicadas a personas que padezcan lesiones de corazón y en las embarazadas debe de controlarse el número de sesiones mensuales y, por supuesto, su duración. Y, de todas formas, para disfrutar del vapor hace falta seguir unas indicaciones y así obtener el mejor de los resultados.
Principalmente se aconseja que la piel esté completamente seca porque así se suda más. También es preferible hacerlo después de hacer deporte, pero esperar al menos un cuarto de hora para entrar en el habitáculo y si hace tiempo que no se ha ingerido alimento conviene tomar algo, mejor que sea dulce, para que la sangre contenga glucosa.

Después de la sauna
Al salir habrá que permanecer unos minutos de pie, si se puede, al aire libre, para enfriar las vías respiratorias. A continuación conviene una ducha con agua fresca con el chorro desde las extremidades hacia el centro del cuerpo, en la dirección del corazón, para devolverle el ritmo. El enfriamiento adecuado después es importante para no sudar después de vestirse y también para ahorrarse resfriados.

|

Comentarios