mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

フェイスマッサージをうける女性

El lifting japonés te rejuvenece ¡sin bisturí!

¿Me creerías si te dijera que uno de los métodos más efectivos para combatir el paso del tiempo solo necesita las manos y dedos expertos de una buen terapeuta? Pues así es.

El kobido o “antiguo camino de la belleza”, conocido también como lifting japonés es la terapia premiun neuro-sensorial que tonifica y tensa los músculos de la piel mediante un conjunto de masajes faciales muy específicos. Basada en la reflexología facial, el shiatsu, y el drenaje linfático, sus manipulaciones consiguen el levantamiento de la piel de forma natural. Y esto no es todo; con esta especie de gimnasia facial, que aporta luminosidad y juventud a la piel, se alcanza bienestar y relajación, trabajando incluso el plano emocional. Seguro que te gustaría conocerlo más a fondo.

kobido fotos collage

El masaje kobido o lifting japonés combina varias terapias para moldear las facciones, elevar y reforzar la musculatura facial y oxigena la piel para aportarle luminosidad.

Desde la primera sesión comprobarás el nuevo despertar de tu piel: facciones moldeadas, rasgos levantados y un aumento de la densidad de los tejidos, lo que permite que la piel de tu rostro adquiera mayor luminosidad, esplendor y vitalidad.

Lo que se consigue con el lifting japonés

  • Activa la circulación de la piel, favoreciendo la eliminación de células muertas, aporta luminosidad y da un aspecto saludable y una complexión de aspecto más juvenil. También incrementa el aporte de nutrientes más eficientemente, ralentizando de manera evidente los signos visibles del envejecimiento.
  • – Incrementa la temperatura de la piel. Ello facilita la liberación de toxinas profundamente fijadas, a las que los limpiadores no alcanzan. Al aumentar la temperatura se activa el sistema linfático, lo que le permite transportar y eliminar más eficientemente las bacterias y las toxinas de las células de la piel.
  • – Aumenta la capacidad de la piel para retener la hidratación creando una barrera emoliente contra la evaporación.
  • – Libera las contracturas  del tejido muscular, permitiendo una buena irrigación sanguínea por toda la superficie del rostro. Esto aporta oxígeno y nutrientes hasta las células de la piel. Únicamente cuando la circulación sanguínea se ve mejorada las células de la piel pueden repararse y rejuvenecerse por sí mismas.

kobido lifting japonés

La digitopresión que incorpora el lifting japonés puede también autoaplicarse para desinflamar los tejidos faciales. Resulta muy eficaz para mejorar la eficacia de los tratamientos cosméticos.

Lifting japonés. Paso a Paso

  • – 1. Desmaquillar y extracción con peeling incluido.
  • – 2. Se aplica la mascarilla personalizada (según estemos tratando una piel sensible, grasa…) Con la mascarilla empezamos a trabajar y lo hacemos en 3 fases:

Primera: Drenaje clásico pero realizado con digito presión, shiatsu. Los puntos a trabajar son los puntos de drenaje clásicos: cabeza, frente, ojos, pómulos, nasogeniano y todo el óvalo facial, cuello y escote. El objetivo de este drenaje es trabajar sobre el medio limpio ya que conseguimos eliminar toxinas.

Segunda: La segunda fase es la fase de activación, realmente la del lifting japonés en la que se realizan maniobras de tonificación muscular, oxigenación y con movimientos de activación del tejido.

Tercera: Se realiza de nuevo otra maniobra de shiatsu que consiste en relajar el rostro. Trabajando de nuevo cabeza, frente, ojos, pómulos, nasogeniano y todo el óvalo facial, cuello y escote. Conseguimos una relajación profunda, bajando los niveles de estrés y con la sensación de un profundo sueño reparador. Relajamos la expresión y conseguimos un rejuvenecimiento facial natural sin cirugía.

La recomendación es de realizar 6 sesiones semanales continuadas y una sesión de recordatorio cada dos o cada cuatro semanas, dependiendo de las necesidades.

Duración: 70 minutos

Precio: 120 €

Dónde: Centros Carmen Navarro en Madrid y Sevilla

Otras direcciones:

 

También te puede interesar…

|

Comentarios