mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

Portrait of cute business woman sitting in office and relaxing with hands behind head

¡No te dejes la piel en la oficina!

¿Crees que tu piel no sufre cuando está bajo techo? Puede que consideres que resguardada entre las paredes de tu oficina está a salvo de las hostilidades que implicaría tenerla expuesta al aire libre: sol, viento, lluvia, frío, calor, contaminación, polución, etc… ¡Te equivocas! y mucho, primero porque no existe ningún espacio seguro cuando de piel se trata. Al ser el órgano más grande del cuerpo, con una superficie que alcanza los dos metros cuadrados y con una carga equivalente al 6 % del peso corporal, comprenderás que es complicado mantenerla siempre protegida.

chicas oficina

Aunque los contingentes laborales lo abarcan todo, la zona que percibe el mayor acoso, es el cutis, al que hay que mantener sano y salvo a toda costa.

Al ser el rostro el que mayor impacto recibe, hay que conseguir a toda costa conservar su estructura normal, de manera que pueda preservar sus funciones fundamentales y sea capaz de realizar la protección adecuada ante los diversos elementos dañinos del entorno, tales como la radiación ultravioleta, los microorganismos: bacterias, hongos, virus, diferentes agentes tóxicos químicos o físicos y le permita, además, regular la temperatura del cuerpo ante el calor o el frío.

La piel también dispone de funciones sensoriales, hormonales e inmunitarias esenciales para interactuar con el medio. Para llevar a cabo eficiente­mente estas funciones, la piel se estructura y comporta como una barrera, fundamentalmente como un muro de permeabilidad selectiva que, de forma inteligente, selecciona el paso de algunas sustancias e impide el de otras.

Lo principal es que su contenido en agua, el elemento más importante de esta barrera, permanezca equilibrado en la capa córnea, -último envolvimiento de la piel- para evitar que sus funciones de muro protector se alteren y surja algún tipo de trastorno. Los factores implicados en la oficina abarcan desde la iluminación, la ventilación y la contaminación, a la ingesta de comida rápida procedente de la máquina expendedora, el superávit de café, así como el sedentario estilo de vida laboral.

Cristalera. Lo que en un principio parece ser un lugar privilegiado puede convertirse en una trampa. No hace falta que sean días soleados, la simple luz que te pega en el rostro frente a un precioso ventanal, provoca en el cutis efectos indeseados. Si no se usa un protector solar primero aparece el sofocón que, en unas horas llega a ser quemadura, y a la larga, aparecerán manchas. Y no te olvides ni de las orejas ni de las manos, que también se ven implicadas en idénticos problemas cuando reciben sobredosis de sol.

  • – Aplicar: Protección solar facial de rápida absorción y larga durabilidad, que hidrate la piel y evite la aparición de quemaduras y manchas solares que provocan el envejecimiento prematuro de la piel.

Temperatura. El auténtico cambio climático se vive en la oficina. Cuando la piel suda por la calle y una vez dentro la temperatura del aire acondicionado de la oficina la deja tiritando, o al revés. Los dichosos aparatos de aclimatación supuestamente inteligentes, no suelen acertar con la temperatura ideal. Los extremos son perjudiciales y la respuesta dermatológica consiste en alteraciones cutáneas que se traducen visualmente en una piel seca, descamada y con grietas labiales y cuperosis, unas manchas rojizas que se producen cuando los capilares se dilatan en exceso.

  • – Aplicar: Crema, fluido o gel hidratante con compuestos activos que trabajen con la misma piel y que contengan moléculas grasas que ayuden a mantener las defensas naturales de la piel contra la pérdida de humedad. Crema antirojeces. Barra de labios con SPF y activos restructurantes

collage tratamientos oficina

Su cobertura ultra fina ilumina y oculta imperfecciones. CC Cream SPF 50 Absolu White Aura, de Lancôme (139,50 €), Alivia el enrojecimiento visible y las manchas disminuye la apariencia de capilares rotos. Redness Solutions Clinique (54 €). Con tres formas de oxígeno para mantener la respiración celular, micro-algas y Vitamina E. Triple Oxygen ex-glow-sion, de Bliss (70 €)

Ventilación. La falta o la mala oxigenación del espacio vital crea una atmósfera de aire contaminado con los derivados de los materiales sintéticos que hay en cualquier centro de trabajo, en cuanto a la piel, la dejan sin respiración, al impedirla que su tejido permeable posibilite a las células abastecerse de oxígeno, agua y minerales directamente del exterior. Además consigue que las personas que viven en su interior padezcan lagrimeo, congestión y goteo nasal, dolores de cabeza, inflamación de la garganta, pérdida de concentración y trastornos respiratorios.

  • – Aplicar: Un ingrediente como es el oxígeno, se ha convertido en la estrella rutilante de la cosmética de tratamiento para combatir la falta de vitalidad que esta carencia provoca en el cutis y otorgarle suavidad y vigor.

Opacidad. La piel también sufre por dentro, cuando es difícil hacerse con otro tipo de sustento que no proceda de la máquina expendedora, tan poco recomendable en todos los sentidos. Y si a esto sumamos los cafés originales de otro mecanismo, la cosa se pone fea para el cutis que denota un cierto grado de intoxicación de los tejidos y deficiencia circulatoria por la acumulación de toxinas a través de la piel, con una tonalidad opaca y macilenta.

  • – Aplicar: Conseguir un cutis más transparente pasa por aportarle elementos que le devuelvan el resplandor, que combatan el estrés oxidativo al que ha sido sometido. Los antioxidantes son moléculas capaces de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. Algunos, incluso tienen la capacidad de restaurar a las células ya oxidadas y volverlas sanas, ya que actúan desde su núcleo. 

collage varios

Ayuda a reducir la acción y agresión de los radicales libres y los agentes externos que afectan a la piel. Devuelve la firmeza a la piel, revitalizando las células de las capas internas. Phloretin CF Serum, de SkinCeuticals (155 €)Protege, perfecciona e ilumina, reduciendo de forma espectacular el aspecto de las manchas y el tono desigual de la piel. BB Cream SPF 50 Crescent White, de Estée Lauder (56 €). Labial cremoso que da un aspecto pleno a los labios y aporta un confort de larga duración Éclat Minute, de Clarins (18 €)

Visual. Tanto la mirada como el contorno de ojos se resienten de la cantidad de horas dedicadas al ordenador. Fatigados y enrojecidos se vuelven molestos y suspicaces ante cualquier estímulo externo. La piel de la zona se afina, deshidrata y arruga prematuramente. Bolsas y ojeras indican que hay retención de líquidos y estancamiento de sangre.

  • – Aplicar: Primero hay que realizar ejercicios visuales: mirar puntos alejados, al menos una vez por hora, para cambiar el foco de la visión, ponerse lágrimas artifícales para darles humedad y extender un tratamiento cosmético que hidrate, nutra y combata las bolsas y ojera, dejando la zona fresca y flexible, como descansada.

Si a partir de ahora tienes en cuenta todos estos factores, le puedes dar a tu piel todo lo que necesita para que permanezca indiferente al ambiente hostil que se crea en las oficinas.

También te puede interesar…

|

Comentarios