mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

chica-squi

Bella con esquís: productos y gestos esenciales

Tienes una cita en las laderas nevadas y ya estás temiendo la piel tirante, los labios agrietados y las manos secas. Si quieres saber cómo mantener la piel flexible y suave a todas horas, aquí te ofrecemos la respuesta para que puedas estar en las pistas segura de que no corre ningún riesgo. Y, sin olvidar el toque de glamour que ofrecen algunos cosméticos que, no solo protegen como un escudo salvador, sino que, además, actúan elevando el look de experta esquiadora.

Si ha costado años que a las personas en general, les entre en la cabeza la importancia de de la protección solar en verano, cuando hace frío, se tiende a pensar que el sol no pega tan fuerte, lo que significa un grave error. Durante el invierno, los rayos UVB disminuyen y aumentan los UVA, que con un alto grado de penetración en la piel, constituyen uno de los principales causantes de su envejecimiento.

Además, la cantidad de luz UV que se recibe depende de varios factores, como el momento del día, la estación, la altitud y la localización geográfica. Sara Díez, Training Manager de Elizabeth Arden PRO, explica, “En verano, la radiación predominante es la B, o rayos UVB, responsable de las quemaduras solares y el cáncer de piel. En invierno, éstos se reducen y dejan paso a los rayos UVA o ultravioletas, que provocan la aparición de signos que marcan el envejecimiento de la piel, siendo todos negativos al alterar el funcionamiento celular”.

La mayor peligrosidad de los UVA, radica en que “no se notan”; sin embargo son más penetrantes y afectan a dermis, induciendo la liberación de radicales libres que se ligan tanto al exterior de membranas celulares como al interior de las células a nivel de proteínas y de los ácidos nucléicos del ADN.

La generación de radicales libres produce una alteración progresiva de las funciones celulares y titulares de reparación a largo plazo. Y, además, oscurecen la melanina preexistente en la piel. Con toda esta información queda claro que si estás en una montaña nevada, habrá que extremar las precauciones en lo que a fotoprotección se refiere porque la combinación de la radiación solar, la radiación reflejada en la nieve y la altitud multiplica los efectos dañinos del sol. ¡Y la fotoprotección no es responsabilidad de un solo producto!, más bien debe recaer en una rutina sencilla y efectiva que deje la piel envuelta en una especie de refugio permanente y ambulante.

Parece de sentido común que bajo temporales invernales como se organizan en las montañas nevadas, sea obligatorio llevar la piel, la que queda expuesta aún más, protegida de las inclemencias. Los tratamientos creados para hidratar y nutrir la piel del rostro y el cuerpo, se hacen vitales.

Máxima hidratación: Con el frío, la piel se seca, se tensa y se irrita. Para superar este inconveniente, la única solución es aumentar la hidratación. Para la cara, hacer acopio de mascarillas para usar cada dos o tres días. Para el cuerpo contar con un tratamiento muy rico y untuoso, y ser generosa al extender la dosis a diario.

No a duchas y baños calientes: A pesar de que es muy tentador, el agua caliente no es nada recomendable, porque cuando las temperaturas bajan, el efecto rebote es que la deja aún más reseca. Si quieres sentir más calidez, usa un limpiador muy emoliente, tipo aceite, y después seca la piel con la toalla mediante palmaditas y golpecitos para que entre en calor.

Sí a la exfoliación: En tiempos de frío extremo, es muy conveniente que ayudes a la piel a eliminar las células muertas de su superficie. Mantenerla pulida incluso bajo varias capas de ropa la mantiene flexible y jugosa, perfecta para soportar las gélidas temperaturas. Mínimo hazlo dos veces a la semana.

Protege tus manos y labios: Te habrás dado cuenta de que son áreas sensibles especialmente expuestas cuando estás esquiando. Pues ahora más que nunca, tienes que tener a mano una crema enriquecida y aplicártela regularmente y cada vez que te laves las manos: cuando son más propensas a la deshidratación. Idéntico ritual de labios con un bálsamo nutritivo con SPF para protegerlos del sol.

Tratamiento de las cutículas: El frío también incide en las pequeñas pieles alrededor de las uñas, provocando una deshidratación que hace que aparezcan grietas y pellejitos. Para evitarlo hay que aplicarles un masajito alrededor de la uña para que estén siempre elásticas y suaves.

productos-esquiadoras

Ten siempre presente que la nieve refleja el sol 4 veces más que la arena de la playa. Por eso, con el casco y las gafas no es suficiente protección ante el frío y la nieve. Todos los expertos en dermatología aconsejan la utilización de cremas hidratantes que contengan por un lado, activos que favorezcan la reparación celular y eviten la oxidación producida por los radicales libres y radiaciones ultravioletas, y por el otro, incorporen una protección solar alta.

Aquí te ofrecemos 15 productos que contrarrestan el estrés invernal: frio, viento y sequedad ambiental; y preparan o reparan la piel de los efectos nocivos de la nieve. ¡Cuenta con ellos!


 

Además…

Tu pelo rizado ya no es un problema
Estas máscaras de pestañas respetan tus extensiones
Cómo mimar tu cuerpo en invierno

|

Comentarios