mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

En busca del blush perfecto

El rubor, colorete o blush, cumple la función especial de hacer que tu piel desprenda un aspecto saludable y dinámico. Cuando ni siquiera estaba inventado, las mujeres pellizcaban sus mejillas para hacerlas sonrojar, porque ya conocían que este detalle servía para exaltar su belleza natural. Un gesto que muchas repiten hoy en día, cuando no tienen a mano el imprescindible blush.

Y si preguntas a los expertos, todos coinciden en que sin su presencia no hay forma de hacer un maquillaje completo. Pero para que cumpla con su objetivo, necesita ser “el elegido” ideal para cada mujer. Texturas, colores y forma de aplicación, definen su buen uso; por eso hay que aprender las claves claves esenciales para poder escoger el mejor para ti.

Tonos adecuados

Dependiendo del tono de tu piel te viene mejor unas tonalidades que otras, así que te contamos todo lo que tienes que saber para dar con la clave con el colorete.

  • – Pieles morenas: Tonalidades en marrones, cobrizos, bronces y rojos
  • – Pieles claras: Colores lilas, rosas y a veces los rojo carmesí o color burdeos.
  • – Pieles intermedias o doradas:  Las pieles que están entre morena/clara, deben optar por los coloretes en tonalidades terracotas, cobrizas y anaranjadas/amarillentas.

Aplicar el rubor

Aunque las variantes son muy sutiles, en la imagen puedes ver, según la forma de tu rostro, donde tienes que colocar el producto, y luego tienes que difuminarlo hacia atrás. Aplicátelo mientras marcas pómulos y luego difumina  hacia el exterior.

Texturas variadas

Como la paleta de colores va a permitirte elegir el tono adecuado, la textura solo depende de tu gusto personal, igual que el formato.

  • – Polvo: El más popular. Para aplicarlo necesitas una brocha, que muchas veces ya viene incluida en la paleta.
  • – Crema: El formato más sencillo de esta textura es el stick. Después de aplicarlo hay que extenderlo bien con los dedos, queda con un efecto muy natural.
  • – Líquido: Una forma más natural de darle color a las mejillas. Quedan mucho más sutiles que los típicos rubores en polvo, porque parece que el rubor efectivamente sale de debajo de la piel, ya que se pueden difuminar mejor. Sirve como labial.
  • – Gel. Ideal para los meses calurosos. Conviene aplicarlo sobre el dorso de la mano para que las microesferas de color se fundan y liberen el pigmento. Algunas fórmulas vienen también con pigmentos iluminadores.
  • – Laca: Es uno de los formatos más novedosos. Desaparece al fundirse con la piel, dejando un aspecto natural y muy duradero. Se puede aplicar en los labios.
  • – Cushion: Otro formato innovador es el de tampón. El envase viene con una esponjita que se impregna de producto y te ayuda a difuminar bien el color.
  • – Contouring: Las paletas de varios tonos de colorete permiten realizar un juego de volúmenes en las mejillas para resaltar los pómulos.
  • – Multiusos: Los rubores en barra y los líquidos se pueden utilizar para maquillar también los labios, y en algunos casos incluso como sombra de ojos. Son muy prácticos para simplificar la rutina de maquillaje y para llevarlos en el bolso para retoques cuando las jornadas son largas.

Aquí te presentamos 14 coloretes en diferentes colores, texturas y formatos para que puedas elegir el tuyo.

Coloretes para tus mejillas


Además…

 

|

Comentarios