mujerHoy

Total Beauty

El blog de Ana Parrilla

Descubre qué desmaquillante necesitas en cada ocasión

No solo es que cada piel es un mundo; es que la misma piel puede pasar por distintos estados. ¿Y esto qué significa? Pues que si solo estás usando un desmaquillante y no estás adaptando la limpieza de tu rostro a las vicisitudes por las que atraviesa tu piel, lo vas a notar ¡y para mal!

Precisamente ahora, con el cambio de estación, podrías descubrir que ese gel limpiador que has usado todo el verano, que te dejaba la piel suave y fresquita o el abuso de las toallitas desmaquilladoras, han dejado tu piel un tanto reseca. Y ahora necesita un cambio de limpiador y desmaquillante, que la provea de agentes humectantes al mismo tiempo que limpie de la suciedad y el maquillaje. Para todos los especialistas de la piel, desde los dermatólogos a las esteticistas o los maquilladores (que también se desesperan cuando tienen que maquillar sobre una piel mal tratada, con residuos y puntos negros) la limpieza es el paso decisivo para la belleza de la piel. Pero también es importante ajustarse a los vaivenes cotidianos. Según los expertos, el tipo de limpieza siempre tiene que depender del tipo de maquillaje que se utiliza, la duración, frecuencia y el tipo de piel.

Además del tipo de piel, hay que tener más consideraciones a la hora de hacer limpieza y desmaquillado del rostro. Incluso fijarse en el cambio de estación. 

Si te preguntas si limpiar y desmaquillar es lo mismo, pues hoy en día, con la nueva generación de tratamientos, la verdad es que cualquiera pueden realizar ambas funciones correctamente. Aunque, por ejemplo, si has estado en un evento y te has puesto ‘como una puerta’, conviene empezar por usar un producto aceitoso y emoliente para que disuelva los pigmentos del maquillaje y después aplicar un limpiador que se lleve los restos de aceite y toda la suciedad; en definitiva, para que haga la limpieza de verdad. Si has oído lo de la doble limpieza es un poco la idea. También te puedes ahorrar tiempo por las mañanas, puesto que no llevas maquillaje, así que una fórmula micelar es suficiente, incluso puede llevar el tónico incorporado. ¡Más rápido imposible! Pero por la noche, es imprescindible eliminar primero el maquillaje y luego, limpiar y acondicionar la piel antes de irte a dormir.

Clases de limpiadores/desmaquillantes
· Aceite: lo disuelve todo, además de dejar la piel nutrida y calmada. Las fórmulas nuevas pueden ser aplicadas en pieles grasas o mixtas sin problema. Solo tienes que mirar que no incluyan parafinas ni aceites minerales, que son oclusivos e impiden que luego los tratamientos posteriores penetren bien.

· Leche: para pieles secas o sensibles, este tipo de limpiador facial es ideal para las personas que no utilizan mucho maquillaje y también son perfectas para desmaquillar e hidratar al mismo tiempo.

· Espuma: son ideales para pieles grasas y mixtas, y en especial para adolescentes. Ayudan a evitar la acumulación de aceites en la piel y combaten a las bacterias responsables de formar granitos. Pueden con todo tipo de maquillaje y hacen una limpieza a fondo, pero si notas tirantez después de utilizarla, déjala, no es para ti.

· Crema: para pieles normales, secas y maduras. Son tan ligeras que no dejan residuos sobre la piel. Como contienen aceites y emolientes.

· Bifásico: Perfecto para pieles mixtas al mezclar desmaquillante y aceite. Son ideales para retirar cualquier tipo de producto resistente al agua o waterproof, como máscara de pestañas, delineadores, sombras y labiales.

· Micelar (agua, gel o aceite): tolerada por las pieles más sensibles, equilibra el pH de la piel y deja una sensación fresca y suave. Sus moléculas actúan como un imán que atrapa la suciedad, puede usarse en cara, cuello y ojos. Recomendable para hacerse limpieza por la mañana, cuando la cara está sin maquillaje y solamente hay que limpiar la suciedad acumulada durante la noche.

· Gel purificante: formulado para pieles grasas y con tendencia al acné. Contiene activos que controlan el exceso de sebo, pero no es útil en el desmaquillado, solo en la limpieza. Deben abstenerse pieles secas y sensibles.

· Bálsamo: conviene a todo tipo de pieles. Con sustancias aceitosas y emolientes de alta densidad, es capaz de actuar a pleno rendimiento para realizar desmaquillados profundos y dejar un acabado muy pro. Normalmente se tiene que hacer un suave masaje con movimientos circulares por todo el rostro.

· Toallitas (específicas para cada tipo de piel): son adecuadas para aquellas que van poco maquilladas y no tienen mucho tiempo para rutinas largas de limpieza del rostro. Pero su uso debe ser puntual, porque, a la larga, pueden sensibilizar la piel.

Con esta información que te hemos ofrecido, puedes seleccionar entre estos 15 limpiadores/desmaquillantes y ver cuál se adapta a las necesidades de cada mometo. Seguro que encuentras los mejores para hacer el paso primordial de la rutina de belleza con toda confianza.

chica-espuma-en-mano

|

Comentarios